¿Por qué los paneles PERC son más eficientes?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si estás buscando la mayor eficiencia en cuanto a paneles fotovoltaicos, deberás echar un vistazo a los paneles PERC. Aluden a las siglas Passivated Emitter Rear Cell y, en resumidas cuentas, funcionan agregando una capa reflectante para aprovechar en una mayor proporción la radiación que llega a través de los rayos solares.

En este artículo te vamos a explicar cómo funciona y cuáles son sus ventajas.

¿Cómo funciona una célula fotovoltaica convencional?

Para entender el funcionamiento, primero nos debe quedar claro cómo funcionan las células fotovoltaicas convencionales.

  • Constan de una capa emisora, de silicio, que es la que se encuentra en la zona externa. Es aquella que tiene contacto directo con la radiación solar.
  • También existe una capa base, que se encuentra en medio entre la anterior y la que vamos a ver a continuación.
  • La Back Surface Field o capa trasera es la capa de aluminio más baja, la más alejada de la radiación solar.

La luz es un tipo de onda electromagnética que se caracteriza por estar compuesta por distintas longitudes de ondas. Una parte de esta longitud quedará neutralizada por la atmósfera, mientras que otra parte es la que llegará a la capa emisora, generará electrones y de esta forma se producirá la conversión en energía solar.

A la placa fotovoltaica llega radiación con diferentes longitudes de ondas, pero el mecanismo convencional no está preparado para aprovecharla en su plenitud.

Y aquí es donde entran los paneles PERC.

¿Cómo funcionan los paneles PERC?

La principal diferencia entre los paneles PERC y los sistemas convencionales nos la encontramos en una capa intermedia que se coloca entre las anteriores. En concreto, se hará entre la capa de silicio y la de aluminio. Se confecciona en un material dieléctrico que tiene el objetivo de evitar que la luz infrarroja que llega desde el sol pueda llegar a la Back Surface Field.

En lugar de absorberse en la última capa (como sería lo normal en una célula fotovoltaica estándar), la luz será reflectada, creando un flujo de corriente entre la capa base y la cama emisora.

Por esto mismo, la principal diferencia entre los paneles PERC y los estándares la encontramos en la sensibilidad: las primeras tienen una mayor sensibilidad ante las longitudes de onda larga. Son capaces de captar mejor la radiación del entorno y usarla para generar electricidad.

Estas longitudes de onda no están presentes durante todo el día, sino cuando el sol está ubicado en base a una determinada inclinación (se da entre las primeras y las últimas horas de luz, aunque también es habitual en los días nubosos). Así, los paneles PERC logran una eficacia mucho más interesante frente a los paneles monocristalinos.

Pero todavía tenemos una característica más: al reflejarse estas longitudes de onda, se evita que se eleve la temperatura de las capas más bajas, lo que contribuye a lograr un incremento muy interesante del tiempo de vida útil del dispositivo y a evitar los puntos calientes, que pueden llegar a ser tan problemáticos. En definitiva, hacer una inversión en estos paneles merece mucho la pena.

¿Cuáles son las ventajas de los paneles PERC?

Aunque, de alguna manera, las hemos visto a lo largo de los puntos anteriores, las resumimos a continuación:

  1. Mejora de rendimiento

Además de las 3 capas convencionales, nos encontramos con una capa PERC Dieléctrica pasiva que está diseñada con contactos de metal y con agujeros que se han confeccionado con tecnología láser.

Esta capa evita que la radiación de ciertas longitudes de ondas pueda acumularse en la capa de aluminio trasera. En lugar de ello, rebotarán en las capas superiores, lo que contribuye a elevar el rendimiento.

  1. Rinde hasta en condiciones de poca luz

Los módulos PERC consiguen un buen rendimiento, incluso aunque las condiciones de radiación solar no sean buenas. El rendimiento que consiguen los módulos convencionales cuando está nublado o en las primeras o últimas horas de sol es muy reducido, casi nulo, debido a que no están preparados para captar la longitud de luz que llega desde el sol en ese momento.

Pero las celdas PERC tienen el poder de captar estas ondas en los momentos más problemáticos, evitando que se desaproveche la radiación, independientemente de la hora del día o de las condiciones climáticas.

  1. Contribuye a reducir la temperatura del módulo fotovoltaico

La capa intermedia que se agrega en estos paneles evita que la radiación pueda llegar a la última capa. Esto no solo hacía que se desperdiciase una energía importante, sino que también que la temperatura del sistema se elevase de forma importante, sacrificando una buena parte de vida del dispositivo.

Invertir en paneles PERC, además de ayudarnos a lograr la mayor eficiencia posible, es una inversión de futuro al hacernos con dispositivos que realmente están diseñados para aguantar el paso del tiempo. Además, son más económicos que otros paneles con una tecnología más anticuada.

No dudes en contactar con expertos instaladores de paneles PERC para que se encarguen de llevar a cabo la instalación. Así, te asegurarás todas las garantías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Ahorro

La compensación de excedentes

¿Qué es la Compensación Simplificada de Excedentes (CSE)? La Compensación Simplificada de Excedentes permite al cliente vender su energía sobrante de su instalación fotovoltaica de

Leer más »

CONTACTA CON NOSOTROS

Te informaremos sin compromiso