Paneles solares monocristalinos y policristalinos: ¿en qué se diferencian?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El interés que despierta el aprovechamiento de la energía solar ha aumentado en los últimos años. Ya no es extraño ver placas solares en los tejados de las casas o en los bloques de edificios. Pero, aunque ya prácticamente todo el mundo sabe que con una placa solar fotovoltaica puedes generar electricidad, poca gente podría describir el proceso completo de transformación de la energía. Ni tampoco con qué material están fabricados los captadores solares. 

Hoy vamos a centrarnos en los paneles fabricados en silicio, tanto monocristalinos como policristalinos, que son de los más comunes del mercado.

Paneles fabricados con silicio

Alrededor del 90% de paneles solares del mercado están compuestos pequeñas celdas fabricadas con silicio, un mineral de color gris oscuro que, en su forma natural, se asemeja a un metal debido al brillo de su superficie. Lo que lo hace el material perfecto para captar la energía solar es la combinación de varias características físico-químicas, que lo convierten en un semiconductor con un punto de fusión muy alto. En otras palabras, puede alcanzar temperaturas muy elevadas sin derretirse.

Para captar la energía del sol y convertirla en electricidad, las partículas de luz o fotones provocan que los electrones de los átomos de silicio creen una corriente eléctrica. Para favorecer la transmisión de esa corriente, la capa de silicio está entre otras 2 capas minerales, con polaridad opuesta. Una capa externa de fósforo, con carga negativa, y una inferior de boro, con carga positiva, son las que crean el campo eléctrico que dirige los electrones hacia los cables, que te permiten aprovechar la electricidad.

El silicio, material imprescindible en estas placas, es lo que suele elevar más su coste, ya que la extracción y purificación del material es muy costosa.

Ahora que conoces las características y el funcionamiento básico de las placas solares de silicio, vamos a ver qué tipos hay y en qué se diferencian.

Paneles solares monocristalinos

En el silicio monocristalino, la red de cristales minerales que lo conforman es continua. Es decir, es una sola lámina de cristal de silicio la que compone cada una de las células solares que forman una placa solar fotovoltaica.

El silicio monocristalino tiene una gran capacidad para absorber la radiación solar. Es por eso que las celdas solares fabricadas con este material tienen una eficiencia superior a las policristalinas cuando las condiciones de radiación son óptimas.

Una forma muy sencilla de diferenciar estos paneles es prestando atención a su color. Los paneles solares monocristalinos tienen un color muy oscuro, casi negro.

Paneles mono PERC

Son una variante de los paneles solares monocristalinos, en los que se utiliza un panel reflectante tras la capa de silicio. De esta forma, la parte frontal de la celda absorbe la luz directa de los rayos del sol, mientras que la parte trasera aprovecha la luz reflejada. Son la forma más eficiente de aprovechar hasta el último rayo solar.

Paneles solares policristalinos

Las celdas solares policristalinas individuales se construyen fundiendo el silicio y vertiéndolo en moldes. Esto puede dar lugar a la aparición de alguna impureza, pero lo realmente importante es que los cristales de silicio no quedan perfectamente alineados, como sí ocurría en el caso de las celdas solares monocristalinas. Así, la superficie de silicio no recibe los rayos solares de forma completamente perpendicular, lo que reduce ligeramente su eficiencia.

Para distinguir estas celdas, lo más sencillo es observar su color. Los paneles solares policristalinos tienen un color azul oscuro, fácil de distinguir del negro de los paneles monocristalinos.

¿Cuál es la mejor opción para mi instalación?

No podemos darte una respuesta definitiva porque, como ocurre en la mayoría de los casos: depende. Según cual sea tu prioridad y las características de tu hogar, un tipo de placa podría ser más adecuado que otro. Te dejamos aquí un resumen de algunos factores que te podrían ayudar a tomar una decisión entre paneles monocristalinos y policristalinos:

  • Si tienes poco espacio: las placas solares monocristalinas son más eficientes, por lo que necesitas instalar menos superficie para obtener los mismos resultados.
  • Si quieres hacer una inversión menor: las placas solares policristalinas son más económicas, por lo que pagarás menos a la hora de realizar la inversión inicial.
  • Si quieres la mayor eficiencia posible: en este caso, elige los paneles monocristalinos, ya que la pureza y colocación de los cristales de silicio los convierten en los más eficientes.
  • Si la estética es importante para ti: los paneles monocristalinos y policristalinos tienen colores diferentes. También la apariencia de las celdas es distinta, ya que los monocristalinos suelen tener una apariencia completamente uniforme.

¿Necesitas que un experto te eche una mano para elegir los mejores paneles solares para tu hogar? Llámanos o escríbenos y nos pondremos en contacto contigo para evaluar tu caso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

CONTACTA CON NOSOTROS

Te informaremos sin compromiso