Instalar placas solares en tu comunidad de vecinos

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cada vez hay más personas conscientes de las ventajas que la instalación de placas solares fotovoltaicas les puede aportar. Desde un considerable ahorro en la factura eléctrica mensual, la reducción de su huella ecológica gracias al aprovechamiento de una fuente de energía limpia. 

Seguro que ya sabes que la instalación de placas solares fotovoltaicas en una vivienda unifamiliar es muy sencilla. Una vez has tomado la decisión de aprovechar la energía gratuita que proporciona el sol, no tienes más que solicitar presupuesto para su instalación. En menos tiempo del que piensas, estarás disfrutando de ellas en tu hogar. Pero, ¿qué ocurre si vives en un bloque de pisos? ¿podrías instalar placas solares?

¿Se pueden instalar placas solares en un bloque de pisos?

Nos gustaría darte una respuesta definitiva, pero debemos decir que: depende. La legislación no pone ningún impedimento a la hora de hacer instalaciones de placas solares en comunidades de vecinos. De hecho, desde el año 2008, el Código Técnico de la Edificación obliga a instalar placas solares térmicas, para la producción de agua caliente sanitaria, en los edificios de nueva construcción.

En cualquier caso, hay un factor que debes tener en cuenta si quieres poner placas solares en el edificio de tu comunidad. Entre otros requisitos técnicos, las placas solares necesitan un espacio mínimo en el que colocarse. Por lo que para hacer una instalación que proporcione suficiente energía a toda la comunidad de vecinos, debéis tener una azotea o zona común amplia. Además, en ella debe incidir el sol durante suficientes horas al día. Si tu edificio cuenta con ese espacio: ¡buenas noticias! Ya puedes dar los siguientes pasos para aprovechar la luz del sol para producir electricidad o agua caliente sanitaria.

Autoconsumo en tu comunidad de vecinos

Una comunidad de vecinos está formada por un conjunto de propietarios de viviendas que se encuentran en un mismo edificio. En ese edificio no solo están los hogares de esos propietarios y sus familias, también hay ciertas zonas comunes de las que pueden disfrutar todos los habitantes. A la hora de tomar decisiones sobre las obras y acciones que afectan a esas zonas comunes, es necesario que los propietarios se pongan de acuerdo.

En el caso de las placas solares, también es así: un cierto número de propietarios deben votar a favor de su instalación para poder llevarla a cabo. Si eres tú quien ha tomado la iniciativa para ahorrar en tu factura con la energía del sol, es buena idea exponer a tus vecinos las ventajas que supondría para ellos. Lo ideal es ser paciente y hacer uso de argumentos sólidos, apoyados en datos. Una vez se den cuenta de que se podrían estar ahorrando dinero y que amortizarían su inversión antes de lo que esperan, es más probable que te apoyen en tu proyecto. De hecho, puede que encuentres a algún aliado por el camino que te ayude a convencer a los demás.

De todas formas, no es necesario que todos ellos estén a favor. Según la Ley de Propiedad Horizontal, el acuerdo debe quedar recogido en un acta de la comunidad de propietarios, donde cada uno de los asistentes votará a favor o en contra. Basta con que un tercio de los propietarios den su voto a favor y se adjunte en el acta para que la instalación pueda seguir adelante.

Como las necesidades de cada vivienda pueden variar, el reparto de la energía generada no tiene por qué ser equitativo. En el estudio preliminar que hará la empresa instaladora, se reunirán los requisitos energéticos de los usuarios para dimensionar la instalación adecuadamente. A la hora de abonar los costes de la instalación, los vecinos podrían acordar hacer una inversión proporcional a la potencia contratada en cada hogar, al número de habitantes en la vivienda o a cualquier factor que crean relevante. En estos casos, es recomendable dejar por escrito cuál es el acuerdo al que se ha llegado, para evitar futuras disputas.

Instalación solar para zonas comunes

Pero, ¿qué ocurre si en el edificio de tu comunidad no hay espacio suficiente para instalar placas que puedan suministrar energía a todos los vecinos? No te preocupes, hay otras alternativas. Una de ellas, muy demandada, es la de la instalación de placas fotovoltaicas que cubran las necesidades de electricidad de todas las zonas comunes. Así, todos los vecinos ahorrarán en gastos de comunidad: las luces de los portales, del garaje, de los rellanos, de las zonas ajardinadas…

Aunque el atractivo de estas instalaciones comunes no está solo en el ahorro. En el caso de que haya excedentes, se puede obtener una compensación económica por verterlos a la red eléctrica. Esa compensación podría repartirse entre los vecinos, según la inversión inicial que hayan hecho. Así, no solo cada miembro de la comunidad se ahorraría gastos, también recibiría un beneficio económico una vez se haya amortizado el coste de la instalación.

¿Necesitas que alguien te asesore?

Si hay un espacio en tu edificio donde puedes colocar las placas solares y ya has hablado con tus vecinos, ha llegado el momento de hablar con un equipo profesional que haga un estudio detallado del caso de tu comunidad. Contacta con nosotros y uno de nuestros técnicos os asesorará sin compromiso sobre las características de vuestra instalación fotovoltaica y cuál sería su coste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Ahorro

La compensación de excedentes

¿Qué es la Compensación Simplificada de Excedentes (CSE)? La Compensación Simplificada de Excedentes permite al cliente vender su energía sobrante de su instalación fotovoltaica de

Leer más »

CONTACTA CON NOSOTROS

Te informaremos sin compromiso