¿Cómo funcionan las placas solares para calentar agua?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La transformación de la energía solar en energía térmica que se lleva a cabo en tus placas solares te permite disfrutar en tu hogar de agua caliente sanitaria a lo largo de todo el año. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo funciona uno de estos equipos? A continuación te explicamos cuáles son los componentes de una instalación solar térmica y su funcionamiento.

Circuitos en una instalación solar térmica

Los componentes de un sistema de placas térmicas pueden dividirse en tres grupos: el circuito primario o de captación, el circuito secundario o de transformación y el circuito de consumo. Vamos a ver en detalle de qué se encarga cada uno de ellos y, en general, cómo funciona una instalación solar para calentar agua. 

  • Circuito primario: Este circuito es el encargado de recoger la energía del sol a través de los captadores. Las placas solares se deben instalar en una zona con el espacio suficiente, en el que incida una radiación solar adecuada. Así recibirán la cantidad de radiación óptima. Si el dimensionamiento de las placas está bien calculado y su inclinación es la adecuada, serán capaces de calentar el fluido de su interior de forma mucho más eficiente. El fluido que recorre el circuito primario es capaz de alcanzar temperaturas muy altas y de transportar ese calor de forma muy eficiente, que más tarde transferirá al agua en el acumulador.
  • Circuito secundario: En el acumulador, el fluido calorportador transfiere la energía calorífica al agua, que va subiendo de temperatura. Ese agua caliente se acumula en el depósito, que está aislado térmicamente y es capaz de conservar el calor durante muchas horas. Es por eso que puedes disfrutar de agua a la temperatura deseada sin importar que no brille el sol en el momento de su uso. En ocasiones, cuando el fluido no ha alcanzado una temperatura lo suficientemente alta, se necesitará el apoyo de un sistema convencional. Esto puede ocurrir en días de lluvia o nublados, en los que el sol no brilla con tanta intensidad.
  • Circuito de consumo: Por último, el circuito de consumo es el que te permite disfrutar del agua caliente en cualquier lugar de tu casa. Se encarga de llevar el agua caliente desde el depósito hasta el grifo de tu casa en el que lo necesites, a través de tus tuberías convencionales. 

Tipos de captadores solares térmicos

Los captadores son parte fundamental de la instalación. Sin ellos, sería imposible recoger la energía solar para su aprovechamiento. Son la parte más visible del sistema y la imagen que seguramente se te viene a la cabeza cuando piensas en “aprovechamiento de la energía solar”. A continuación, vamos a ver los tipos de captadores que te puedes encontrar más comúnmente.

  • Captadores planos sin cristal: es el tipo de captador más básico y económico. Se suele utilizar para calentar el agua en piscinas, ya que no produce la suficiente energía como para cubrir las necesidades de un hogar. Los tubos del captador, de color oscuro para retener mejor el calor, quedan expuestos y a la vista.
  • Captadores de polipropileno: también son una opción económica y su uso es similar al de los anteriores, para calentar el agua de piscinas interiores o exteriores. La diferencia radica en que están fabricados en plástico y no hay tubos visibles.
  • Captadores planos con cristal: son los captadores solares más comunes en los hogares, aunque no son capaces de alcanzar temperaturas tan altas como otros tipos de captadores. Son el equilibrio perfecto entre aparato económico y que cumple su función. Dentro de las placas hay tubos verticales, pero en esta ocasión están protegidos por un cristal muy resistente.
  • Captadores con tubos de vacío: el agua circula por el interior de unos tubos de vidrio al vacío, calentándose gracias a la energía solar a lo largo de su recorrido. El material y la tecnología utilizados en la fabricación de estas placas hacen que su precio se eleve. A cambio, ofrecen una mayor eficiencia y rendimiento, por lo que el ahorro en tu factura es mayor.

Te recomendamos que, a la hora de elegir el tipo de placa que necesitas instalar en tu hogar, te pongas en contacto con un experto para que te asesore. No es extraño que un usuario compre una placa solar online pensando que es la mejor opción o dejándose guiar por el precio. Pero a la hora de la instalación, cuando un técnico acude al domicilio para hacer los cálculos necesarios para dimensionar la instalación, se encuentre con que las celdas solares no son las adecuadas, no hay suficientes o son demasiadas. En cualquier caso, estarías haciendo una considerable inversión prácticamente a ciegas.

No te arriesgues y cuenta con asesoramiento profesional antes de decantarte por el tipo de placa, el lugar donde las vas a colocar y las dimensiones de los paneles. Así estarás seguro de que realmente compras lo que necesitas. Además, ese mismo técnico será capaz de realizar la instalación solar térmica, para que no solo cuentes con el equipo adecuado: también con la garantía de que ha sido instalado por un especialista. El podrá reaccionar ante cualquier contratiempo y responderá a tus dudas y preguntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

CONTACTA CON NOSOTROS

Te informaremos sin compromiso